UNA VERDAD INCÓMODA

La Segunda Guerra Mundial ha sido uno de los eventos históricos más visitados por el cine, repleto de estrellas y éxitos de taquilla. Se trata de un terreno propicio para la épica, en el que los buenos obtienen fácil recompensa. Pero no todo es tan nítido. Las biografías de personajes ilustres pueden convertirse en un arma de doble filo, incluso la de Winston Churchill. Narrar sus desventuras durante 1940 parece sencillo a priori, bastaría con asimilarlo a Gary Cooper en “Solo ante el peligro” (1952) para arrancar el aplauso del público. Precisamente ahí reside el problema. El director Joe Wright y el guionista Anthony McCarten debieron hacer frente a una de las verdades más incómodas de aquella época. ¿Cómo ensalzar a Churchill sin ensuciar la imagen de quienes pretendían pactar con Hitler? ¿Se puede hacer un ejercicio veraz de memoria histórica sin tratar aspectos delicados? Por fortuna “El instante más oscuro” (2018) supone una acertada combinación de prudencia y autenticidad.

   Las secuelas de la Primera Guerra Mundial crearon un sincero sentimiento anti-bélico en la sociedad británica. El auge del fascismo, que en principio se juzgó inocuo, dejó ver su auténtico rostro entre 1936 y 1938. La claudicación de Neville Chamberlain en los Acuerdos de Munich selló el destino de todo un continente. Tras la invasión alemana de Noruega el Primer Ministro se vio obligado a dimitir, facilitando la llegada de Winston Churchill (1940). No obstante, muchos personajes influyentes del Reino Unido apostaban por abrir negociaciones con Adolf Hitler. Al otro lado del Canal, los nazis seguían de cerca cualquier movimiento. Explotar el rechazo a la guerra era relativamente fácil, ya que el propio monarca Jorge VI rechazaba la idea de una lucha prolongada. Al mismo tiempo la propaganda germana logró encandilar a figuras de prestigio como Lloyd George, Primer Ministro del Reino Unido entre 1916 y 1922. Tras su visita a Alemania en el otoño de 1936 afirmó sin rubor: “Nunca he visto personas más felices que los alemanes, y Hitler es uno de los más grandes hombres que he conocido”. La capitulación de Francia el 25 de junio de 1940 estimuló a los partidarios del diálogo. ¿Quienes eran las figuras más destacadas de aquella corriente?

   Desde 1935 existía una Fraternidad Anglo-Alemana cuya meta era tender puentes entre ambos países. El inicio de la Segunda Guerra Mundial puso fin a sus actividades, pero numerosas teorías de la conspiración surgieron en torno a este grupo. Lord Mount Temple, uno de los fundadores de la Fraternidad y antiguo Ministro de Transportes, admiraba a los nazis por su feroz anticomunismo. En la arena política Sir Oswald Mosley lideraba la British Unión of Fascists, de clara tendencia pro-nazi. La lista de aristócratas seducidos por el hitlerismo era interminable y en ella encontramos nombres como Lord Darlington, Lord Brocket, Lord Redesdale, Lord Londonderry, el Conde de Errol, el Marques de Graham, el Duque de Buccleuch,… Sin embargo el más célebre de todos ellos fue Lord Clydesdale, Duque de Hamilton. Aunque sus descendientes niegan las acusaciones, Clydesdale pudo trabar amistad con jerarcas nazis durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Berlín (1936). El escándalo llegó con la inesperada aparición de Rudolf Hess en Escocia, la noche del 10 mayo de 1941. Quien fuera número tres del régimen nazi, había volado secretamente desde Alemania para acordar la paz. Desorientado y sin combustible, Hess se vio obligado a saltar en paracaídas cerca de Galsgow. Tras su captura pidió entrevistarse con el Duque de Hamilton. Una vez conocida la noticia, nadie quiso tener la menor relación con aquella aventura. ¿Hasta dónde habían llegado los contactos bilaterales?

   A los líderes del apaciguamiento no les faltaban admiradores. Dos figuras políticas de dicho movimiento aparecen en “El instante más oscuro”, Nevile Chamberlain y el Ministro de Exteriores Edward Wood, también conocido como Lord Halifax. Éste último destacó por su enérgica defensa de una paz negociada, enfrentándose a Winston Chruchill en el Gabinete de Guerra. La muerte de Chamberlain, a la sazón su protector, brindó al nuevo Primer Ministro la oportunidad de alejarlo. A finales de 1940 una pertinente remodelación ministerial hizo que Lord Halifax se convirtiera en embajador en los Estados Unidos. Sin embargo nadie llegó políticamente tan lejos como el Duque de Windsor. En 1936 reinó durante 325 días bajo el nombre de Eduardo VIII, para dar paso a su hermano Jorge VI. Puesto que estaba empeñado en emparejarse con Wallis Simpson, una norteamericana divorciada, se vio obligado a abdicar. Pero la renuncia no se produjo únicamente por motivos sentimentales, su simpatía por la Alemania nazi le inhabilitaba como Jefe del Estado. Coqueteó con el nacionalsocialismo de manera pública, incluso fue recibido por Adolf Hitler tras abandonar el trono. Esta relación dio origen a infinidad de rumores que no hacían sino debilitar la imagen de la Corona y la nación, por eso Churchill decidió atajar la situación con prontitud. En agosto de 1940 consiguió que el polémico duque fuese nombrado gobernador de las Bahamas. Otro de sus hermanos, el Duque de Kent, también formaba parte de supuestas tramas negociadoras. La prematura muerte del príncipe en accidente de aviación (1942) alimentó toda clase de especulaciones.

  El desenlace de la Batalla de Inglaterra (1940) y la entrada de Estados Unidos en la guerra (1941), diluyeron las intrigas que a punto estuvieron de postrar al Imperio Británico. Gracias a “El instante más oscuro” somos conscientes de lo cerca que estuvieron los nazis de conseguir sus propósitos, Sin embargo, la voluntad de un solo hombre bastó para cambiar el curso de los acontecimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s