LA TRILOGÍA DEL DÓLAR

A mediados de la década de los 60 el realizador italiano Sergio Leone dio una vuelta de tuerca al western, creando tres de los más impactantes títulos del género: Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966). Estas producciones de bajo presupuesto fueron etiquetadas de manera despectiva como spaghetti western, y en términos generales se consideraban un capricho estético carente de profundidad. Sin embargo la trilogía del dólar, también conocida como la trilogía del poncho, es pura ficción. Ambientadas en la Norteamérica de la segunda mitad del siglo XIX, estas películas no se basan en hechos reales y por lo tanto no se corresponden con ningún acontecimiento histórico. Pero, ¿estamos seguros de ello?

 En 2011 un coleccionista localizó un viejo ferrotipo en un mercadillo de Carolina del Norte. Al investigar la instantánea tomada hacia 1880, se logró identificar a dos personajes que a priori no deberían estar juntos: William Henry McCarthy, alias Billy el Niño, y Pat Garrett. Es decir, el mítico forajido y el sheriff que tiempo después le dio muerte. ¿Cómo es posible? Son este tipo de contradicciones las que mejor describen el alma del spaghetti western.

  La primera similitud entre las películas de Leone y la época que retrata es precisamente estética. Los protagonistas de la fotografía muestran un desaliño muy alejado del western clásico, dónde el estilismo era un pilar fundamental. Un rasgo distintivo de los personajes del spaghetti western es el descuido con la que visten, por no hablar se sus miradas opacas, desafiantes, provistas de una penetrante oscuridad. Hasta el momento la apariencia desgarbada había servido para señalar negativamente a determinados personajes, como el ayudante alcohólico que Dean Martin interpretó en Río Bravo (1959). Leone rompió con esa norma. En efecto, más que un documento gráfico del Oeste parece tratarse de material promocional de El bueno, el feo y el malo.

  Pero la característica dominante es la confusión entre el bien y el mal. El paisaje humano de la trilogía está poblado por antihéroes que se enfrentan en una desoladora escala de grises. La existencia de un villano arquetípico como Gian María Volonté o Eli Wallach, no exige un antagonista lleno de virtud. En una trama donde el doble juego es protagonista, las traiciones se suceden de manera vertiginosa. ¿Fue esto lo que ocurrió entre Billy el Niño y Pat Garrett?

  Tras la Guerra Civil Americana (1861-1865) el sector ganadero se convirtió en un próspero negocio. Una vez extinguido el bisonte durante la primera mitad de la década de 1870, el vacuno de Texas vio incrementado su valor. La demanda de los núcleos urbanos esimuló la creación de grandes rebaños, que eran conducidos hasta el ferrocarril por grupos de vaqueros. Este rápido desarrollo fue objeto de tensiones en algunos estados como Misuri y Kansas, mientras que otros como Nuevo México o Colorado abrieron sus llanuras al paso del tren. La codicia no tardó en aparecer, haciendo estallar uno de los conflictos más encarnizados de aquel tiempo: La Guerra del Condado de Lincoln. Dos grupos ganaderos de Nuevo México pugnaban por copar el mercado, uno liderado por John Tustall y Alexander McSween, y otro conocido como el Círculo de Santa Fé. Éste segundo contaba con importantes ramificaciones en la política, la judicatura y el ejército. Después de una serie de encontronazos ambas facciones ajustaron cuentas en 1878, prolongando sus venganzas hasta 1881. Los antiguos compañeros de correrías, Billy el Niño y Pat Garrett, acabaron enfrentados en una guerra al más puro estilo mafioso. El nombramiento de Garrett como sheriff en 1880 tenía por objeto acabar con Billy y su banda, pues habían servido en el bando perdedor de Tustall-McSween. El final llegó en julio de 1881, cuando el sheriff de Lincoln acabó con el legendario pistolero en circunstancias poco claras.

  Es posible que el realizador italiano y su equipo de guionistas utilizaran estos hechos para dar forma a sus películas, dotándolas además de una atmósfera pesimista. Por un puñado de dólares nos cuenta la historia de dos clanes enfrentados por el control de un pueblo, a los que Clint Eastwood sirve de forma alternativa. En esta tierra de nadie ni siquiera la autoridad sale bien parada. La corrupción del sheriff en La muerte tenía un precio, o la del oficial interpretado por Lee Van Cleef en El bueno, el feo y el malo, señalan una clara influencia de la Guerra de Lincoln en la trilogía del dólar.  A falta de profundas convicciones morales, los personajes se mueven por interés personal y la amistad carece de valor. Buena muestra de ello es el duelo final de El bueno, el feo y el malo, en el que tres pistoleros se enfrentan por un mismo botín.

  Aunque William Henry McCarthy y Pat Garrett se convirtieron en protagonistas involuntarios de la historia, su naturaleza perdedora es incuestionable. Como individuos de escasa fortuna se vieron involucrados en situaciones que escapaban a su control, pero de las que trataron de sacar provecho. Igual ocurre en el spaghetti western. Esta revancha de los inadaptados ha ejercido influencia en el mundo del cine desde entonces. Sam Peckinpah volvió a narrar las desventuras de Pat Garrett y Billy el Niño en 1973 (la primera versión es de 1958), la relación de Clint Eastwood con el western más sombrío le proporcionó tres Óscar en 1993, e incluso Quentin Tarantino ha imitado las técnicas de Leone en títulos como Kill Bill (2003 y 2004) o Django Desencadenado (2012).

 Detrás de los primeros planos, de las inolvidables partituras de Ennio Morricone y del desierto de Almería, la trilogía del dólar se adentró de forma magistral en la verdadera historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s